Cuanto ganarias alquilar piso airbnb 810x456

El alquiler turístico masificado comienza a dar problemas

Lo que parecía que iba a ser un camino de rosas para Airbnb se está complicando más de la cuenta:  París acaba de anunciar que ha presentado una denuncia contra esta y otras plataformas de alquiler turístico por considerar que no han respetado la legislación que les obligaba a inscribir las viviendas anunciadas en el ayuntamiento. 
Esto ha cambiado desde Diciembre del año pasado, cuando se empezó a requerir más información sobre este tipo de alojamientos y, en definitiva, de la opción turística que muchas personas están utilizando con el objetivo de ahorrar en costes a la hora de planificar un viaje. 

"Hasta ahora, solo el 16,1% de los 60.000 anuncios parisinos de Airbnb ponen el número de registro de forma adecuada", indicó el Ayuntamiento. Aseguró, además, que los responsables de la popular plataforma en Francia han declarado públicamente su intención de no exigir ese registro a sus anunciantes. 

Sin embargo, la denuncia no se limita a la conocida plataforma Airbnb, también están presentes Wimdu y Paris Attitude. Otras plataformas han acatado la regla y están conformes con ella. 

Para intentar apresurar este registro, el ayuntamiento ha anunciado que las plataformas deberán eliminar aquellos anuncios que no contengan el correspondiente número de registro, pudiendo llegar a poner sanciones de 1000 euros por cada día de retraso. 

¿Cuál ha sido la respuesta de Airbnb?

Aibnb se mostró "decepcionada" por esta decisión y acusó a París de crear reglas "complejas" más adaptadas a profesionales que a particulares. 

"Animamos a París a seguir el ejemplo de ciudades como Londres, Berlín y Barcelona, con las que hemos trabajado eficientemente para introducir medidas de sentido común para promover un alquiler turístico responsables e impedir abusos", indicó en un comunicado. 

En los últimos meses se ha producido una masificación y gran aparición de alquileres privados en París dentro de estas conocidas plataformas. Así lo refleja el ayuntamiento, que ha hecho públicos datos donde se afirma que la capital francesa ha perdido 20.000 viviendas de alquiler tradicional en los cinco últimos años, la mayor parte transformadas en apartamentos turísticos alquilados por días o por semanas. 

Llegados a este punto, se encuentran diferentes intereses: 

  • Por un lado, el ayuntamiento no quiere promover un turismo masificado y que se vean imágenes como, por ejemplo, las que se vieron el pasado verano en Barcelona, donde los vecinos protestaban por este tipo de alquileres. 
  • Por otro lado, se encuentran la plataforma, los propios dueños de alquileres y los inquilinos, que están conformes con la forma de hacer las cosas hasta el momento, consiguiendo prestar un servicio, retornar una inversión realizada en un inmueble y consiguiendo alojarse de una manera más barata, respectivamente. 

Lo que está claro es que es necesaria una regulación y control (No sólo de la plataforma Airbnb) para evitar fraudes que se pueden dar con mucha facilidad cuando este tipo de turismo se descontrola. 

0 comentarios